Cuántos tropiezan por aquí cerca

domingo, 22 de enero de 2012

¿Realmente queréis ver porno chino?

Con el cambio de año todas las páginas web y blogs están haciendo sus particulares rankings de noticias más vistas y colaboradores más activos. En mi caso, con 30 artículos escasos publicados sería un poco pretencioso hacer algo parecido, pero esta situación sí que me ha animado a comentar algo que no deja de llamarme la atención.

Algunos artículos fueron publicados en meneame.net, página que os recomiendo para estar informados si no la conocéis. Estos artículos consiguieron en consecuencia muchas visitas y enseguida se dispararon al top 3 que veis a la derecha. Sin embargo, casi siempre el éxito de estos artículos es momentáneo; en dos días hay mil visitas y luego las visitas diarias se pueden contar con las manos. Pero hay un artículo que sigue cosechando decenas visitas cada semana y ello a pesar de no haberse publicado en meneame. Y no deja de soprenderme.

Me refiero al artículo del porno en China. Con el google analytics he comprobado que las distintas formas imaginables (e inimaginables) de decir porno en China o de chinas está siempre entre los resultados de búsqueda que llevan a mi blog. Así que hablando de algo que está prohibido en China aparezco entre los resultados de los que lo buscan con bastante ansiedad, por lo visto.

Porno chino de arte y ensayo

Me extraña un poco esta aparente obsesión por el porno chino. Supongo que tendrá que ver con la mayor presencia de los chinos en España. Sin embargo, cuando la burbuja inmobiliaria atrajo la inmigración marroquí y sudamericana a España no creo que hubiese un aumento por el interés en el porno de estos lugares. O tal vez lo hubo y no estoy yo puesto en el tema.

En España es tema común la poca presencia de los chinos en la calle ("si hay tantos, ¿dónde se meten?") y lo poco agraciados que suelen ser. Yo no estoy de acuerdo con ambas afirmaciones, pero sé que son habladurías tan presentes como el rumor de que se comen a los perros. Entonces, ¿por qué ahora quieren ver a chinas frungiendo?

Yo personalmente podría entenderlo, porque no comparto la opinión de que las chinas sean poco agraciadas (aunque últimamente en Beijing las lorzas estén entrando con fuerza). Sin embargo, si vemos lo que nos ofrecen los territorios del alrededor de China podemos hacernos una idea de lo que podríamos esperar si algún día el Gobierno levantase la prohibición; puedo adelantar que nada del otro mundo.

Cada día empiezan más jóvenes a buscar porno chino
Por un lado, Hong Kong fue hasta 1997 un protectorado británico, por lo que leyes como ésta no eran de aplicación. Pero el pensamiento conservador comunista estaba suficientemente presente como para no permitir abiertamente la prostitución, por lo que lo único que se ofrecía al gran público eran las películas llamadas de serie 3, lo cual vendría a equivaler a la clasificación S que se inventó en España para calificar a las películas del destape, donde se presenta a señoritas sin ropa pero no hay sexo explícito; un 'quiero y no puedo' al estilo Playboy. Pero esta clasificación 3 tenía una característica curiosa: siempre aparece un triángulo negro con un 3 en letras romanas amarillas tapando cualquier pene, vulva, pezón o ano en escena (!). Es decir, el hongkonés con el calentón tragándose una serie de diálogos insustanciales durante 10 minutos para que cuando la jamona empiece a perder ropa aparezca el gobierno tapando lo interesante; pues vaya.

Algo parecido sucede en Japón, donde sí está permitido el porno, pero siempre con el pixelado de las zonas pudendas. Así, se da la ridícula situación en la que está la pareja de enamorados haciendo cosas inconfundibles pero sin que se vea nada. Muy ridículo, vamos. Por cierto, que en el porno japonés también es curioso que, para adaptarse a los gustos de su público, las chicas siempre deben aparentar totalmente sumisas, sometidas y actuar como si las estuviesen forzando a algo; las sonrisas parecen o los gestos de disfrute estar prohibidos. Eso es así para adaptarse a su cultura de sumisión y paternalismo en la que la mujer debe ser una buena esposa sumisa al marido, que es siempre el "big boss".

Corea es conocida en la zona por ser especialmente abierta en estos ámbitos. Las coreanas son consideradas sexis y "sueltas", lo cual significa que su erotismo sería lo más próximo al nuestro que se podría encontrar en Asia.


Voy a pixelar por aquí y por aquí...
En cuanto al sudeste asiático, la situación es bastante homogénea en cuanto a un triste denominador común: los actores y actrices suelen serlo por pura necesidad y supervivencia, con lo que ello implica, además de la dificultad o irresponsabilidad a la hora de confirmar edades de las actrices. Todo ello hace que sean cosas ya más específicas para gente con gustos digamos "particulares", por lo que no hablaré mucho más del tema.
Por tanto, parece que si hubiese porno en China debería ser plagado de censura, estilo HK o Japón, o con actores y actrices recién llegados del campo a la gran ciudad y que se avergüenzan constantemente de lo que están haciendo. Podría llegar a darse el caso de que sus actrices se convirtiesen en famosos iconos eróticos en toda Asia, como pasa con las coreanas, pero, en todo caso, ¿hay alguien que realmente querría ver algo así? No sé; a mí me parecería muy triste ver a actrices famélicas con obvia falta de cultura y necesidad haciendo algo a desgana, algo que aún por encima está tapado y no se ve nada…

Y aún así se ve que hay gente que lo busca con desesperación…