Cuántos tropiezan por aquí cerca

sábado, 24 de diciembre de 2011

Las duras camas de China



El tema de las camas en China da para todo un culebrón.

Empezaré diciendo que, al  contrario de lo que muchos piensan, en China se duerme en camas. Lo de dormir en  el suelo como los perros (por muy fashion que quede decir que "duermes en futón") y lo de comer de rodillas son cosas de los japoneses, que son muy "avanzados".

Sin embargo, os puedo prometer que hay camas en China que te hacen desear dormir en el suelo. Las camas son siempre duras, durísimas. Y a veces con una textura grumosa. Vamos, horribles.

Los colchones son normalmente duros y muy pesados, como si fuesen enormes sacos de arroz. Sólo una vez en una feria de "novedades" vi una vez un colchón de viscolástica, que era totalmente ignorado por los clientes y que tenía un precio consecuentemente bajo (al contrario que aquí).

Si no fuese suficiente con la dureza natural de los colchones, los chinos tienen una extraña obsesión con que ciertas cosas, como los colchones o los volantes de los coches, duren eternamente y, entonces, ¿qué creéis que hacen con los colchones? Pues envasarlos al vacío con un plástico especialmente diseñado para ello, por supuesto.

No voy a detenerme en el placer que se puede sentir en el verano al dormir sobre un plástico o el gusto para los oídos que es girarse sobre un colchón plastificado en el silencio de la noche, pero el caso es que eso acaba sumando a la dureza ya de por sí importante del dicho colchón.

Lo que me pareció especialmente curioso fue descubrir también que los chinos que viven en el extranjero duermen en colchones con las mismas características, normalmente traídos ex profeso de China, pues en el país de residencia la gente no suele disfrutar tanto con esta tortura voluntaria.

La pregunta que rondó mi cabeza durante mucho tiempo creo que es obvia: ¿por qué tan duro el colchón? Como no conseguí encontrarle explicación, aparte de creencias “de abuela” sobre que dormir en un colchón duro es más sano, la pregunta evolucionó en: ¿es que acaso no les resulta incómodo? Pues bien, le he dado muchas vueltas a esto (los dolores de espalda y las noches en vela dan para mucho) y he llegado a la conclusión de que la respuesta es "no, para ellos no es incómodo". Y hay una explicación para eso.

Pero para no extender demasiado el artículo y para dejaros con la intriga voy a dejar la explicación para un "continuará".

(¿Escucho un abucheo al fondo...? Podéis aportar vuestros razonamientos y al que acierte le doy un chinofante)