Cuántos tropiezan por aquí cerca

lunes, 25 de abril de 2011

Beijing, ese enorme desconocido


Hoy voy a hablar un poco sobre Beijing, que es la ciudad de China que más conozco, después de pasar casi un año allí. Aunque la inmensidad de las ciudades de China, y en concreto la de Beijing, sólo se puede comprender completamente visitándolas, espero así familiarizaros un poco con esta ciudad.

Ya sabéis todos que Beijing es la capital de China; punto para vosotros. También intuís que es una ciudad enorme; algunos pensarán que la más grande de China, ya que es la capital. Pero no es así; Shanghai sigue siendo más grande. También más moderna, más occidental, más pujante, y muchas más cosas. Pero centrémonos en Beijing.

Su nombre significa en chino “capital del norte”. Cuando se le dio ese nombre era prácticamente la capital más al norte de lo que entonces era China, ya que las planicies frías más al norte todavía no pertenecían a China, sino a los Manchúes, que estaban siempre al acecho para conquistar o saquear China, lo que más fácil les resultase. Finalmente los Manchúes conquistaron China y eso trajo diversas consecuencias de mucha importancia para la historia de China, una de las cuales fue ampliar el territorio de China a las tres provincias del norte y hacer que Beijing ya no sea la capital más al norte del imperio, aunque el nombre quedó inalterado.

Como tantas grandes metrópolis, Beijing ha ido creciendo con los años y absorbiendo a otros pueblos/ciudades que se encontraban en las proximidades. Los más importantes han acabado dando nombre a barrios enteros de la ciudad; los que menos, simplemente han pasado a ser parte de la capital con alguna dedicatorio en el nombre de alguna calle y poco más.

Beijing es una ciudad que desde sus inicios se erigió conforme a un plan muy establecido. Ver un mapa de Beijing, sobre todo en el centro, es ver una serie de calles paralelas y perpendiculares con algunas calles más anchas rodeando el centro a distintas distancias. El centro de la ciudad está dominado por la plaza de Tiananmen (que al leerlo en chino casi no se pronuncia el segundo “an”) y la “ciudad prohibida”, el antiguo palacio imperial donde sólo el emperador y sus sirvientes podían entrar históricamente.

La ciudad está dividida en círculos, demarcados por estas calles más anchas que rodean el centro a distintas distancias. En total hay unos 7 círculos, y digo “unos” porque la ciudad crece a pasos agigantados y lo que diga hoy puede no ser cierto el año que viene. A día de hoy en el mapa todavía se puede ver la calle que divide el 6º y 7º círculos, siendo éste último algo así como el cajón de sastre de todo lo que no queda dentro de la ciudad, y tengamos en cuenta que el aeropuerto está dentro del 6º, y los aeropuertos suelen estar alejados de la población…

Calle del 4º anillo
Por cierto, estas “calles” que hacen frontera entre los círculos serían para los estándares de aquí unas mega-autovías, pues suelen tener unos 6 carriles en cada sentido. Las calles normales suelen tener 3 en cada sentido; sólo las callejuelas que atraviesan los barrios antiguos y que se mueven entre mercados pueden tener 2 o menos. Ya todos sabíais que en China todo es a lo grande…

Pues bien, los dos primeros círculos son el Beijing antiguo, donde os podéis encontrar las casitas bajas con los tejados clásicos, encofradas en los barrios antiguos con sus callejuelas llenas de gente intentando venderte algo; se puede pasear y todo parece estar cercano. Eso es así porque el gobierno prohíbe la construcción en esta zona, para mantener el aspecto clásico de la ciudad. Además, es aquí también donde se encuentran el 90% de los edificios gubernamentales del país y donde la seguridad es impresionante; también es donde derivan el 95% de los turistas. Sobra decir que cuanto más alejado del centro menos lugares turísticos hay y más residencial es la zona.

Aparte de estos círculos, que demarcan la distancia al centro y, en cierto modo, el estatus del residente, hay los barrios. Para el que vive en Beijing, hay principalmente 4 barrios de interés, con características propias. El principal es el del centro; no es que tenga un nombre particular, pero todo el mundo sabe a qué te refieres y básicamente engloba los dos primeros círculos. Suele ser lugar de oficinas, edificios gubernativos, puntos turísticos y residentes adinerados o con poder político.

Al noroeste de la ciudad está el barrio de Haidian, al que muchos llaman el “Sylicon Valley chino”. Aparte de muchas viviendas, pues también es un lugar residencial de clase media, es aquí donde nacieron marcas mundialmente conocidas como Lenovo (que ha comprado la división de PCs de IBM) y el lugar donde comprar cualquier tipo de aparato electrónico. La media de edad en este barrio es muy joven y cualquier “tuneo” que necesites en tu ordenador o consola te lo pueden hacer en este lugar, incluso crearte uno desde cero. El muy probable que el futuro de la tecnología se esté desarrollando en alguna oscura habitación de este barrio tan conocido en todo Beijing, sede también de las más importantes universidades politécnicas del país.

Al este de la ciudad está el barrio de Chaoyang, que a su vez se puede dividir en dos zonas más o menos diferenciadas. Sanlitun al norte y Dongcheng al sur. Sanlitun es el lugar donde se encuentran las embajadas internacionales y, por tanto, el lugar donde suelen residir los extranjeros que trabajan en las mismas, con sus bolsillos llenos de dinero y sus maletines frecuentemente desempolvadosBeijing donde hay chalets de “estilo europeo”, con sus jardincitos, piscinas y demás; sobra decir que es el Beverly Hills de la ciudad. Doncheng, sin embargo, es la zona más rica de Beijing; ahí es donde reside la clase alta y muy alta, así como la mayoría de extranjeros que trabajan en Beijing, que suelen ser directivos de bancos extranjeros, directivos de grandes empresas y gente con dinero en general. Por este barrio no es extraño ver Ferraris o Lamborghinis y hay una serie de edificios llamados Soho, que parece pertenecer a una cadena inmobiliaria internacional que construye en los lugares más caros del mundo, y que es famosa en toda la ciudad como símbolo de estatus. Si necesitas algo de Gucci, Dior o Valentino, es esta zona donde encontrarás la tienda que buscas.

Finalmente, y si no contamos los barrios/pueblos absorbidos realmente lejanos y fuera de la metrópolis, tenemos Fengtai. Este barrio está al sur-sudeste y es uno de los últimos que fue “absorbido” en el centro de la ciudad. Engloba los círculos 4º y 5º y parte del 3º. Aquí el año pasado todavía no había metro, mientras en el resto de barrios lo tienen desde hace años. Todavía se está reconstruyendo el barrio; es decir, tirando casitas a mansalva para construir las paradas de metro, nuevos centros comerciales, carreteras a medida y muchos nuevos edificios, además del hospital que será el mayor de la ciudad. Pero todo eso empezará a llegar el año que viene. Ahora mismo hay mucho polvo, muchas demoliciones controladas y mucha pobreza. Hay muchos taxis que desde el centro no te quieren llevar allí, pero no porque sea peligroso, sino que te dicen que las calles están muy mal, queda muy lejos y luego nadie les dará una carrera para regresar al centro.

Para acabar, para que os hagáis una idea, yo vivía en Fengtai, justo al lado de la vía que divide el 4º y el 5º anillo, e iba a clases de chino en una academia que estaba en Sanlitun. En autobús el viaje solía ser entre 2 y 3 horas, dependiendo del tráfico, y la distancia en línea recta eran unos 32 kilómetros. Y estamos hablando de ir del 5º anillo al suroeste al 3º al noroeste, más o menos; es decir, sin salir de la ciudad, que aún quedan anillos y millones de personas más hacia el extrarradio. Eso sí, como Beijing es muy llano y los edificios de Chaoyang muy altos, desde mi casa podía ver el edificio de mi escuela desde mi piso, que era un 12º, los días que no había tormentas de arena o cielo tupido de humedad y contaminación.