Cuántos tropiezan por aquí cerca

lunes, 18 de abril de 2011

El Equipo A que no era EL EQUIPO A


El otro día vi la nueva película que acaban de poner en los cines sobre El Equipo A. Yo creo que no existe el niño de la década de los 80 que no conozca la serie y haya visto mil veces los capítulos repetidos que las pocas cadenas de la época nos ofrecían a diario en su momento. Era un tiempo en el que series de este tipo tenían más que nada una función de relleno y los capítulos no solían ponerse en orden, por lo que un “continuará” ya sabías que significaba que posiblemente jamás sabrías cómo terminaba la historia.

Los personajes ya forman parte del imaginario colectivo de los ya no tan jóvenes de esta generación. Esto… quiero decir… los jovencitos de esta generación. Nunca me quedó claro por qué en España a B.A. Barracus lo rebautizaron como M.A. Barracus, ni por qué en la película se pronuncia su apellido “baracus” (con lo duro que queda “baRRacus”). El caso es que el personaje molaba mucho cuando eras niño, aunque ahora de mayor, pensándolo, me parezca que era un personaje un poco unidimensional; es decir, más que ser una personaje, era un conjunto de clichés: negro, duro, eternamente malencarado, con más oro que un gitano, conduciendo una furgalla propia de un gitano y gruñiendo constantemente. Claro que todos los personajes eran bastante planos en realidad… Teníamos al guapo, al loco, al listo y al duro…

En la película se le intenta dar más cuerpo a los personajes, haciendo de Fénix un genio estratega en ciernes, de Murdock un piloto muy solvente y más inteligente de lo que parece, de Aníbal (me niego a escribirlo en inglés; Hannibal aparte de sonar a asesino en serie, no me gusta como nombre) un superior lleno de honestidad hacia sus tropas y de M.A. una persona transcendente preocupada por la expresión de su agresividad.

Me estoy yendo por la ramas y es que inconscientemente intento procrastinar (toma anglicismo!) el momento de decir lo que realmente pienso: la película me gustó (como película de acción es casi impecable y muy divertida) pero tiene un lastre, y ese lastre es precisamente su nombre y sus personajes.

Si la película no se llamase “El equipo A” y los personajes tuviesen otros nombres sucederían dos cosas: por un lado, sin duda perderían mucha pasta sin la gente que ha ido a verla exclusivamente por eso (cosa muy mala para los que han metido pasta en el proyecto); pero por otro lado el que la viese la vería como lo que es: una película de acción muy solvente con unos personajes bien definidos (para lo que es una película de acción), un desarrollo sin muchos altibajos y un desenlace inesperado (para una película de acción y para lo que se puede uno esperar de Hollywood).

Desde el primer momento habrá mucha gente que estará pensando en lo poco o mucho (más bien poco) que se parecen los actores a los de la serie original, olvidándose de la historia y sin fijarse en lo que la película tiene que ofrecer. Yo creo que si la película se ve olvidándose de lo que sabemos de la serie, se disfruta mucho más; no te quedas en shock primero, echando pestes después cuando la furgoneta desaparece; no te parece raro que algunos personajes no parezcan conocerse; y no quedas escéptico cuando algún personaje de pronto tiene una habilidad que desconocías después de tantos años tragándote la serie.

Ya poniéndose en plan friki, algo que tampoco me gustó fue la música. No entiendo por qué no han utilizado el tema principal de la serie, conocido por todo el mundo. En su lugar ponen una guitarra eléctrica tocando algo totalmente impersonal, que lo mismo te vale para el equipo A como para la última de Rambo. Además, cuando M.A. va todo feliz en su furgallita intentan poner una canción de rap negro que mole, y en su lugar ponen una canción sin ritmo y sin “personalidad”. Mira que no habrá canciones de negros conocidas y que estén mejor que la que han elegido. En general, el que se haya encargado de la música de la película creo que debería dedicarse a otra cosa, como pinchar en hoteles de Benidorm para los viajes del Imserso o algo por el estilo.

Para no liarme más, sólo decir que, aunque pueda parecer lo contrario, la película me gustó y cumplió las expectativas que tenía puestas en ella. Reconozco que no es el capítulo del equipo A de 90 minutos de duración que casi todo el mundo esperaba, y eso puede gustar o no, pero el acabado es correcto y, lo más importante, te hace pasar un buen rato. La recomiendo.